lunes, 20 de julio de 2015

Encuentran restos de buque hundido por Blas de Lezo en Cartagena, Colombia

Arqueólogos colombianos descubren los posibles restos de un un buque mercantil del siglo XVIII. El navío naufragado se encuentra frente a la isla de Manzanillo, donde están las instalaciones de la Escuela de Cadetes de la Armada Nacional. Esta pieza fue sumergida por el marino español Blas de Lezo en 1741 para intentar bloquear el acceso de los ingleses durante el sitio a Cartagena de Indias.
 
 
 
El descubrimiento consiste en un cañón y varios trozos de madera que forman parte de "un patrón que permitiría deducir que todas las maderas y las estructuras pertenecen a un solo barco", según el profesor de Arqueología de la Universidad Externado de Colombia y director de la Fundación Terra Firme, Carlos del Cairo H.
 
La nave naufragada es parte de los cuatro navíos que el "Mediohombre", como se le llamaba a Blas de Lezo por sus heridas batalla, hundió en el canal de Manzanillo durante el asedio a la ciudad por parte de los corsarios ingleses.
Lezo, dentro de su estrategia de defensa de la ciudad, hundió al menos seis buques de guerra más en los canales de Bocachica y Castillo Grande para que los agresores encallaran sus naves en su intento de tomar la ciudad.
 
"El cañón que encontramos está clavado, es decir inutilizado. Estudiando las características del cañón pareciera que hubiera sido inutilizado, por lo que nuestra hipótesis es que podría haber sido parte del lastre del barco", indicó Del Cairo.
 
Pese a que el cañón no se pudo intervenir, ya que en Colombia no se cuenta con la infraestructura adecuada para hacerlo, Del Cairo dijo que "es de hierro y estamos aún en la caracterización tipológica que nos permite pensar que es de origen español".
 
Del Cairo dijo que el pecio presenta alteraciones porque en las labores de dragado que se realizaban antiguamente para profundizar el canal nunca se presentó "un plan de manejo arqueológico que por ley (hoy) deben hacer las empresas que van hacer una intervención ya sea en agua o de tierra que implique remoción de tierras".
 
"Este es un sitio que como fue removido está alterado, y tenemos muy pocas piezas, que están dispersas", subrayó.
 
En la excavación submarina, que duró 40 días, participaron además de los arqueólogos colombianos, profesionales de Argentina, Uruguay y Chile, así como un arquitecto de México, un arquitecto naval argentino y una experta en conservación de material arqueológico sumergido de España.
 
Por los "elevados costos" que implica el tratamiento y la conservación del cañón y las maderas encontradas si se sacan del agua, se optó por reubicar el naufragio en otro lugar del fondo de la bahía y así protegerlo del dragado que se realizará del canal de Manzanillo, manifestó Del Cairo.
 
Las coordenadas de la ubicación exacta del naufragio se mantienen en secreto para evitar posibles saqueos a manos de piratas modernos y cazadores de tesoros.

Fuente:http://www.elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario