martes, 21 de abril de 2015

Álvaro de Bazán

Álvaro de Bazán. Nace un 12 de diciembre. Hijo de un marino de prestigio, de igual nombre y conocido como Don Álvaro el viejo  llegó a ser Capitán General de las Galeras de España y su madre Doña Ana Guzmán, hija del conde de Teba y Marqués de Ardales. Nació en el mismo centro de la ciudad de Granada, confluencia de la calle Reyes Católicos y Gran Vía, donde se abre la Plaza de Isabel I la católica,  y fallece a consecuencia del tifus en Lisboa, el 9 de Febrero de 1588.
Seria conocido durante algunos años con Álvaro el mozo, su padre, al mando de la escuadra Real de Galeras, tenia la difícil misión de proteger el estrecho de Gibraltar de los piratas moriscos y los corsarios pagados por las coronas de Francia e Inglaterra , pues estas ambicionaban la posición predominante de los Españoles junto con sus riquezas provenientes de las Américas. Y eso hizo que las Galeras de Don Álvaro el viejo tuvieran que multiplicarse para mantener  las costas y las rutas de las Américas a salvo de todos estos ataques.

Ya desde niño Álvaro viajaba  embarcado con su padre y tomaba buena nota de todo lo que acontecía a su alrededor aprendiendo el oficio del marino y el arte de la guerra de su padre, que como hemos dicho antes era un excelente marino, las hazañas de Álvaro el viejo le llevaron a que el rey Carlos I le premiara, otorgándole A su hijo Álvaro el titulo de Alcaide de Gibraltar, por aquel entonces Álvaro tan solo contaba con 9 años .

En 1544 con tan solo 18 años ya va a participar en su primera gran batalla junto a la escuadra de su padre, se dirigen a latitudes Gallegas para interceptar a una escuadra Francesa, es tal la pericia de mostrada por los marinos españoles que consiguen hundir la totalidad de las naves Francesas, aquí Álvaro el joven ya supo dar buena medida de sus habilidades para la guerra , a partir de aquí nacería su leyenda de invencible.
En 1556, el recién ascendido al trono Felipe II sabiendo de las habilidades de Álvaro de Bazán, lo pone al frente de la escuadra Real de Nápoles, necesita solucionar las constantes incursiones de los piratas Berberisco en las costas españolas.

Es aquí donde nuevamente Álvaro de Bazán plantea una nueva estrategia para solucionar el problema, reconquista el peñón de Vélez, de la Gomera que se resuelve satisfactoriamente. La desembocadura del río Martín, en las proximidades de Tetuán, es el siguiente refugio pirático a inutilizar,  al mando de una pequeña flota, que remolca unas barcazas cargadas de piedra y mortero, a las que se hunde en el río, quedando cegado el acceso a la zona de abrigo, en donde quedan embotelladas varias naves enemigas.

Inmoviliza la flota pirata en Fez, recibe información de que dos naves inglesas, que transportaban armas para los moros de Fez, estaban fondeadas al abrigo de cabo Agüer o Alguer y de su castillo. Don Álvaro se dirigió allí con sus naves y rindió a los barcos ingleses , tomó 60 cañones e incendió 7 carabelas armadas, destinadas a actuar contra los pesqueros españoles. 

Los piratas, sorprendidos por la rápida actuación de Don Álvaro se encuentran que la guerra esta a sus puertas ahora son ellos los que reciben los golpes. con esta acción Álvaro consigue arrebatas mucha banderas, incapaces de  reaccionar ante tal estrategia , las naves españolas no tardan en controlar el Mediterráneo . Malta, Génova, Venecia, Corfú cada batalla es una victoria.

Felipe II tras el éxito con seguido por Don Álvaro le otorga el titulo nobiliario de Marques de Santa Cruz .

Don Álvaro de Bazán tenia a su cargo la cuarta flota con un total de treinta Galeras, en  retaguardia con la difícil misión de cubrir los flancos y las brechas dejadas por las naves de la liga santa, evitando así que las galeras turcas las pudieran tomar por su retaguardia, y bueno es decir que las naves de Don Álvaro de Bazán cumplieron a la perfección con su cometido, apoyando a todos siempre en el momento justo, un ejemplo claro fue que  siendo atacada la nave de Andrea Doria y estando ya en las ultimas, Álvaro llego justo a tiempo para socorrerla. Todo pareció mas fácil gracias a las intervenciones del Bueno de Don Álvaro de Bazán.

Miles de soldados sirvieron bajo las ordenes de Don Álvaro, Cervantes dijo de él, es un padre para sus soldados. Y lo cierto es que servir bajo el mando del Marques de Santa Cruz daba muchas garantías de salir con vida ante cualquier situación, sus ordenes era siempre escuchas y cumplidas ya que se entendía que sabia lo que decía, y era capaz de conducir siempre a la victoria sus hombres.

 
Azores 1582 este es otro punto importante dentro de las victorias de Don Álvaro de Bazán, por entonces conocidas como las Terceiras.
Unidas la coronas de Portugal y España, se enfrentaba a las conspiraciones de otras naciones para conseguir la ruptura de esa unión, así que la corona de Portugal tenia un pretendiente apoyado por Francia, un religioso llamado Antoni de Ocrato que ambicionaba poseer todas las riquezas que podía aportar el reino de Portugal tanto en América como en el Indico.
La flota Francesa bajo el mando de Fhilippe Strozzi,  puso rumbo hacia las Terceiras, pero nuevamente Don Álvaro de Bazán supo adelantarse a este movimiento y puso proa hacia las Terceiras donde presentó batalla a la escuadra Francesa en la isla de San Miguel (Azores),a la que derroto gracias al mayor tamaño de sus buques de alto bordo, en especial los portugueses, lo que les proporcionaba mayor altura sobre el mar, mintiéndole dominar a los buques franceses más rasos, aunque mejores veleros y mucho más maniobrables.
Las tácticas de la época estimaban que el momento decisivo del combate era el abordaje, por lo que la altura de la borda se consideraba el factor determinante de la victoria. Incluso las ordenanzas españolas para el uso de la artillería de los buques establecían, que "...una vez cerradas las distancias, al alcance de lombardas y cañones, se debe orzar para descargar la artillería montada en el costado de sotavento, sobre la lumbre del agua del buque enemigo..." Tras esto, "...el buque debe arribar para descargar la artillería que estaba a barlovento y abordar al enemigo al amparo del viento, con el fuego de apoyo de la gente y piezas situadas en las cofas y altos". Es decir, el uso que se establecía de la artillería consistía casi únicamente en descargar las dos andanadas que se habían preparado con anterioridad al encuentro con el fin de causar ya desde el inicio la mayor cantidad de daño posible y abordar el buque con un trozo de abordaje compuesto principalmente de soldados e infantes profesionales, que siempre en las naves españolas estuvieron embarcados en gran número. Además, en las naves españolas se conservó durante largo tiempo el uso de lombardas, piezas de hierro forjado que disparaban proyectiles de piedra, los bolaños, pues debido a la fragilidad del proyectil en sí, cuando impactaba contra cualquier estructura se dividía en miles de fragmentos que actuaban como metralla, causando gran número de bajas entre los tripulantes, pero escasos daños en los buques.

Se puede decir pues que Don Álvaro de Bazán es sin duda el mejor almirante  de su época, todas  las batalla en las que participo se pueden contar por victorias y durante casi 50 años hizo posible que las aguas fueran mas seguras para los intereses de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario